La danza de Venus y Júpiter celebra la llegada del verano

El verano astronómico se iniciará en el Hemisferio Norte el día 21 de junio a las 18h38m hora peninsular (17h 38m en Canarias), momento en el que el Sol se encontrará exactamente en el Trópico de Cáncer. Ese día, el más largo del año, durará en Madrid 15 horas y 3 minutos, mientras que la noche apenas llegará a las 9 horas. En el solsticio de verano, al mediodía, el Sol alcanza su máxima elevación sobre el horizonte. Esta posición tan alta no cambia apreciablemente durante varios días, y de ahí proviene el término “solsticio” que significa “Sol quieto”.

El plenilunio tendrá lugar el día 2 en la constelación de Ofiuco, mientras que el novilunio será el 16 con nuestro satélite en Taurus. La Luna se encontrará en el perigeo (punto de mayor acercamiento a la Tierra) el día 10, a 369.675 kilómetros de distancia, y en el apogeo (punto de mayor distancia a la Tierra) el día 23, a 404.171 kilómetros.

PUBLICIDAD

Junio será un buen mes para contemplar los planetas. Venus seguirá brillando generosamente tras la puesta de Sol por el Oeste para ir cayendo en elevación hasta la medianoche. También el gran Júpiter será visible durante la primera parte de la noche, y muy brillante. Se verá más alto que Venus, durante unas 4 horas desde el anochecer. Ambos planetas irán aproximando paulatinamente sus posiciones aparentes según avance el mes para reservarnos un bonito espectáculo en los días finales.

El día 22, a eso de las 22h30m, los dos planetas estarán separados por unos 5 grados, esto es unas diez veces el tamaño de la luna llena. Pero esta distancia será 10 veces más pequeña el día 30, cuando la distancia aparente entre los dos astros será menor que un diámetro lunar. Los dos planetas serán entonces observables a la vez con unos prismáticos, pues entrarán en el mismo campo de visión.

Saturno se levantará en el momento del crepúsculo y será visible hasta una o dos horas antes del alba (dependiendo del día del mes), cuando se esconderá por el Sudoeste. Mercurio, no se verá hasta el día 20, cuando empezará a aparecer en los amaneceres muy bajo por el este. El mejor momento para observarlo será el 24, antes de que despunte el día, poco después de las seis de la mañana, cuando se encontrará en su máxima elongación oeste (máxima separación aparente del Sol). Finalmente, Marte sigue estando inobservable durante todo el mes. El planeta rojo estará en conjunción solar el día 14, cuando se encontrará al otro lado del Sol visto desde la Tierra, y sobre la misma línea recta.

El inicio del verano es un buen momento para disfrutar de las noches y contemplar el firmamento, las horas de oscuridad no son muchas, pero amables por las suaves temperaturas que invitan a disfrutar del aire libre y del cielo nocturno. Conviene disfrutar de ellas particularmente al final de este mes de Junio, cuando la danza de Venus y Júpiter nos ofrecerá muy bellas estampas.