El IPCC predijo hace ocho años que hoy estaríamos en un punto sin retorno


El 4 de mayo de 2007 el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático publicó el resumen político de su cuarto informe. En él se advertía que había que actuar con rapidez para evitar el cataclismo climático reduciendo las emisiones de dióxido de carbono, especificando que nos quedaban sólo ocho años para actuar antes de que el proceso fuera irreversible y las temperaturas subieran dos grados centígrados hiciéramos lo que hiciéramos.

Ocho años después las reducciones de emisiones no se han producido, las temperaturas se han obstinado en mantenerse estables y no crecer de acuerdo a las predicciones de los modelos del IPCC y los alarmistas no parecen insistir en recordarnos este punto sin retorno contra el que nos advertían entonces. El presidente del IPCC, Rajendra Pachauri, ha dimitido bajo acusaciones de acoso sexual y ni siquiera quienes creen en las peores predicciones del organismo les compran las soluciones. Greenpeace decía basándose en aquel informe que el Ebro se secaría

Si el organismo de la ONU fuera coherente con aquella predicción, la lógica le obligaría a abandonar toda insistencia en reducir las emisiones y se centraría en cómo podríamos frenar las consecuencias de un cambio climático que considera irreversible. Sin embargo, dado que no ha actuado ante la creciente divergencia entre las temperaturas reales y las predichas por sus modelos, no parece probable que haga siquiera una breve declaración en la que reconozca que se equivocó en 2007.