Nueva terapia de anticuerpos mejora considerablemente los síntomas de psoriasis en ensayo clínico

Una nueva terapia de anticuerpos ha conseguido mejorar “considerablemente” los síntomas de psoriasis, según una investigación dirigida por la Universidad Rockefeller en Nueva York (EEUU), y otros siete centros de excelencia, que acaba de ser publicada en ‘Journal of Allergy and Clinical Immunology’.

Muchos pacientes que sufren psoriasis mostraron una recuperación significativa después de una sola dosis de un tratamiento experimental con un anticuerpo humano que bloquea una proteína de señalización inmune crucial en la enfermedad, según han informado.

“El sorprendente resultado que hemos logrado utilizando un anticuerpo humano que se dirige a la señal de la interleucina-23 nos indica que estamos en el umbral de hacer algo muy diferente de nuestro actual modelo de tratamiento de la psoriasis con fármacos inmunosupresores durante todo un curso de la vida adulta”, ha señalado el autor del estudio, James Krueger, director del Programa de Investigación Médica Milstein y del Laboratorio de Investigación de Dermatología.

La psoriasis es una enfermedad debilitante en la cual el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error en la piel, produciendo manchas rojas y escamosas que pican. Tiene una prevalencia de 1,5 al 3% de la población y en muchos casos suelen haber familiares afectos de la enfermedad, considerando que en muchos casos su causa es genética.

En 2004, Krueger y sus colegas sugirieron un papel dominante para la interleucina-23 en la enfermedad, y su investigación desde entonces ha apoyado esta hipótesis. Parece que la interleucina-23, un tipo de molécula de señalización inmune, conocida como una citocina, inicia una cascada de interacciones que conduce a la inflamación en la piel y el crecimiento excesivo de células de la piel y la dilatación de los vasos sanguíneos.

El descubrimiento del papel de la interleucina-23 ha llevado a pruebas de una serie de nuevas terapias basadas en anticuerpos que se dirigen a él, pero el compuesto, conocido como BI 655066, destacan los investigadores.

BI 655066 es un anticuerpo humano que se dirige a la interleuquina-23 y lo bloquea de la unión a los receptores en las células que responden a la misma. Sólo un único tratamiento produce lo que el equipo describe como “rápida, sustancial y duradera mejoría clínica en pacientes con moderada a severa psoriasis”.

En promedio, los pacientes que recibieron el tratamiento tuvieron una mejora de más del 80 por ciento en la gravedad y el alcance de sus lesiones en la piel que se mantuvo hasta el terminó del seguimiento del estudio seis semanas después de comenzar el tratamiento. Mientras tanto, la secuenciación genética de muestras de piel reveló que la acción del anticuerpo redujo la expresión de muchas de las citoquinas y otras moléculas que definen psoriasis.

El ensayo se desarrollo en 31 pacientes que, tras recibir el tratamiento, notaron una “espectacular, si no completa”, mejoría en sus síntomas. “Se plantea la posibilidad de trabajar por remisión a largo plazo; en otras palabras una cura”, ha añadido.