Viaje al interior del CERN, el mayor experimento del mundo

El físico Peter Higgs, durante la inauguración de la exposición en...El físico Peter Higgs, durante la inauguración de la exposición en Londres. REUTERS

El túnel del Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés) del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) mide casi 27 kilómetros de circunferencia y está instalado en la frontera franco-suiza. Allí el acceso está restringido a científicos que experimentan. Pero ahora el Museo de la Ciencia de Londres se ha acercado al LCH con la exposición Collider: step inside the world’s greatest experiment (Colisonador: acceda al interior del mayor experimento del mundo). La muestra se abre el día 13 de noviembre al público y permanecerá abierta durante los próximos seis meses.

Collider constituye la primera recreación que se ha hecho del laboratorio internacional de física. El profesor Peter Higgs, flamante laureado con el Premio Nobel de Física 2013, bendijo ayer con su presencia, y su modestia, la exposición que cuenta también la historia del bosón de Higgs, una propuesta que él formuló en 1964 y que fue anunciada como descubrimiento por el CERN en julio de 2012. Junto a los aparatos más sofisticados de la física, la exposición exhibe también objetos menos científicos y más personales como la botella de champán que el profesor compartió con sus colegas el día 3 de julio del 2012, el día anterior al anuncio del descubrimiento de la famosa partícula.

“¿Cómo visualiza usted el bosón de Higgs?”, le preguntan al profesor en la inauguración de la muestra, a lo cual él responde lo siguiente: “No lo visualizo de ninguna manera, es un resultado y un producto que uno no sabe cómo se visualiza”. La comisaria de la exposición, Alison Boyle, aventura que tras la visualización del bosón de Higgs, el siguiente paso será darles color a las partículas. “Hemos acordado que deberían ser amarillas”, bromea la comisaria.

La exposición sitúa el descubrimiento del bosón de Higgs entre el acontecimiento científico para minorías y el evento cultural para mayorías -pocas exposiciones aguantan seis meses de calendario-. Respecto a la popularización de su teoría, el profesor considera que “la publicidad que está generando todo esto, desde el descubrimiento hasta el Nobel y/o esta exposición, pondrá en un aprieto a los científicos por lo qué van a hacer a partir de ahora con el descubrimiento”. “Está claro que todo esto ha iniciado un interés en la física fundamental que no se había visto hasta ahora”, matizó Higgs, quien añadió que “por los correos electrónicos que me llegan a mí, todavía hay mucha ignorancia y muy malos entendidos en la población en general sobre la física fundamental”.

Divulgar la física entre la población

Al parecer del último Premio Nobel de Física, es crucial que se establezca una alianza entre la comunidad científica y los ámbitos sin formación para difundir el conocimiento y la información. “Ambas partes -quienes no tengan formación en física fundamental y quienes la quieran divulgar- deben tener en cuenta que la mayoría de las personas no saben más de lo que sabía [Isaac] Newton”, apostilla el profesor, desplazado estos días desde Edimburgo (Escocia) donde reside habitualmente hasta Londres.

Una empleada del museo frente a una de las proyecciones de la muestra.

REUTERS

El profesor Rolf Heuer, director general del CERN, participó también en la presentación de Collider y advirtió que “esta exposición me hará la competencia al número de visitantes que nos llegan a Ginebra para aprender física fundamental, lo que no tienen aquí son los 200 profesores con sus 200 egos que tenemos nosotros allí [Suiza]”.

La exposición, en forma de viaje por el gran colisionador, recrea con acierto el ambiente de trabajo en el LCH aunque no se sabe muy bien qué objetivos persigue la tarea en la que todos andan ocupados. Científicos de tamaño natural aparecen en pantallas explicando de forma fácil y divulgativa su función en el conglomerado científico y experimental. La exposición incluye documentación y objetos, como un transistor de la década de 1960, vinculados al desarrollo de la ciencia física. Todo encaminado a descubrir cómo empezó el universo.