Un paseo por la historia del Universo

Mapa que señala las 8 zonas el cielo observadas. |Mapa que señala las 8 zonas el cielo observadas. | IAA-CSIC

La próxima excursión (sólo virtual, de momento) por el Universo ya podrá contar con una guía histórica que abarca los últimos 10.000 millones de años de su evolución. Las gracias hay que dárselas al Proyecto Alhambra, perteneciente al Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), que ha creado el mapa cosmológico con visión tridimensional más realista que existe en la actualidad.

El proyecto ha logrado un nivel de representatividad del universo altísima. Esto es algo novedoso, ya que la actual referencia de su conocimiento, el proyecto estadounidense Cosmos, cartogafría muy profundamente, pero en una única región del cielo, de modo que se pueden realizar fácilmente interpretaciones distorsionadas si se escoge, por ejemplo, una zona de alta densidad de galaxias (sobredensidades). “Si quisiéramos hacer una Historia de la Civilización Humana, analizaríamos diferentes sociedades en vez de una, ¿no?”, compara Alberto Molino, investigador del IAA y miembro del equipo.

Para evitar estos riesgos, Molino y sus compañeros (entre los que se encuentran 16 institutos de investigación internacionales) han estudiado 8 regiones muy separadas entre sí, con pocas estrellas brillantes para evitar que la imagen se saturase, y lejos del plano galáctico. “Sólo así se puede separar la evolución del universo con la varianza cósmica. Ahora vemos con fiabilidad cómo han cambiado las galaxias y su distribución en el cosmos a lo largo de su historia”.

Una imagen del telescopio con el que se lleva a cabo del proyecto. | S. Pedraz

Las observaciones fueron tomadas desde el Observatorio de Calar Alto (Almería) con un telescopio de tres metros y medio de largo dotado de dos cámaras, una óptica y otra de infrarrojo. Durante el periodo de las mismas se respetaron unas exigentes condiciones de calidad de cielo para evitar que contaminación lumínica afectara la visión. En total, por cada galaxia (hay medio millón registradas), hay 32 horas de exposición. Todos esos miles de segundos se han tenido que integrar debidamente para poder hacer el mapa final.

Las imágenes fueron tomadas a través del cartografiado fotométrico (básicamente es un sistema que consiste en contar la luz), que es rápido y muy preciso gracias a los filtros astronómicos que descomponen la energía de las estrellas en sus colores. De lo contrario, el rastreo con la espectroscopia clásica les habría llevado generaciones, y los resultados, al final, hubieran sido de peor calidad.

El Proyecto Alhambra es un hito de la historia reciente de la Astronomía española, precursor de los nuevos cartografiados de largo alcance, que ayudará a precisar como ningún otro equipo las propiedades físicas que dominaban el universo en épocas anteriores: “Sería como saber el lugar y las condiciones donde se plantaron las semillas en un bosque a partir de los árboles que vemos a día de hoy”, explica Molino.

Todos los datos de la investigación estarán a libre disposición de la comunidad científica y de cualquier curioso que quiera hurgar en el pasado remoto del espacio exterior. También está el documental “Alhambra Survey. Atlas del Universo” que, si las negociaciones prosperan, se emitirá en la televisión pública.