Landsat, 40 años mirando un planeta cambiante

Representación de uno de los satélites LANDSATEste pasado lunes la NASA, en colaboración con el servicio geológico estadounidense USGS, lanzaba el octavo satélite de la serie Landsat, una de las míticas misiones de la historia espacial. Desde las alturas completará su objetivo que, al igual que sus anteriores hermanos, es la observación detallada de nuestro planeta.

Mares, océanos, ríos, bosques, nubes, volcanes, islas… cualquier punto de la geografía de la Tierra o de su atmósfera es atentamente observado por estos satélites que giran en órbita heliosincrónica a 705 kilómetros sobre nuestras cabezas realizando un vuelta completa cada 99 minutos.

Desde 1972, año en el que se lanzó el primer Landsat, el proyecto nos ha proporcionado una inmensa cantidad de datos e imágenes que además están a disposición de cualquier persona o científico que quiera acceder a ellos puesto que se ofrecen libremente en abierto desde numerosas webs oficiales. Como muestra podéis disfrutar de la galería especial que USGS ha elaborado para este 40 aniversario.

Pero este gran programa posee un impresionante valor añadido fruto del tiempo que lleva funcionando. Haber sido testigo de excepción de todos los rincones de la Tierra durante 40 años nos ofrece un archivo sin igual en el que poder comprobar los cambios que se han realizado en nuestro planeta durante todo este tiempo.

Si os parece vamos a realizar un pequeño recorrido por estas cuatro últimas décadas de la mano del programa Landsat para descubrir la evolución viva de nuestro entorno.

Comparación del Mar de Aral desde 1973 hasta 2009

La imagen que podéis observar es la comparación de la desecación del Mar Aral en los últimos 34 años. A la izquierda la imagen correspondiente a 1973 y a la derecha, con apenas un 12% de lo que en su día fue, la fotografía de 2009.

En palabras de Michael Freilich, director de la División de Ciencias de la Tierra en la NASA, estos 40 años del programa LandSat han proporcionado el registro más consistente y fiable del panorama cambiante de la Tierra. Y si existe una zona en nuestro planeta donde, desgraciadamente, podemos observar la evolución del tiempo y de la mano del hombre esa es la Selva amazónica.

El nuevo satélite de la serie LandSat continuará con la espectacular labor desarrollada por sus antecesores y en este caso seguro que la mejorará puesto que es capaz de tomar imágenes con una resolución espacial de 30 metros enviando más de 400 fotografías cada día… un importantísimo colaborador espacial para conocer a fondo los cambios que se producen en nuestro planeta a vista de pájaro.