El mar tampoco


A pesar del incremento del CO2 en el aire y el lío montado con el supuesto achicharramiento climático que provoca, la temperatura global del agua superficial de los océanos no ha subido nada en la década primera de este siglo. Se ha mantenido de media entre unos 18ºC y 18, 5 ºC. Tuvo un pico de bajada durante los meses del evento de la Niña en el Pacífico, en los meses finales del 2007, el cual hizo que la media global descendiera un poco.